Tipos de asedios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tipos de asedios

Mensaje por Aurelius el 22/8/2016, 15:55

En Roma las batallas de asedio ocuparon un papel fundamental en la estrategia de las campañas militares. De nada servía ocupar un espacio rural si se dejaban sin conquistar los grandes núcleos fortificados. Por este motivo, los asedios fueron más numerosos que las batallas en campo abierto. Los grandes jefes militares romanos comprendieron que las batallas campales podían suponer la pérdida de un gran número de soldados y que, además, rara vez resultaban decisivas en la contienda. Mientras tanto, la toma de emplazamientos fortificados resultaba mucho más eficaz, ya que se privaba al enemigo de lugares clave donde guarecerse y rearmarse.

No obstante, antes de iniciar cualquier asedio, los romanos casi siempre procuraron tomar las fortificaciones por la vía diplomática, intentando evitar con ello un gasto humano y económico innecesario. Así fue cómo muchas ciudades se unieron a Roma de manera pacífica, siendo recompensadas con diversos privilegios a los que no accedían aquellos que oponían resistencia. Si la diplomacia fracasaba, algo que sucedía en bastantes ocasiones, los sitiadores efectuctuaban un despliegue de fuerzas delante de las murallas para tantear la moral de los soldados enemigos. A continuación, se planificaba la manera de asediar el emplazamiento. Básicamente había tres formas de tomar una ciudad, dependiendo de las circunstanias:

  • Repentina oppugnatio: es lo que actualmente conocemos como asalto. Esta práctica se realizaba contra ciudades débilmente defendidas pero que contaban con abundancia de víveres en su interior. La conquista por sorpresa de una ciudad se podía planificar aprovechando alguna circunstancia propicia; por ejemplo el mal tiempo o una noche sin Luna dificultaban la visión de los centinelas enemigos. Estas operaciones de asalto solían ser llevadas a cabo por grupos reducidos de tropas especializadas, que empleaban medios técnicos como escalas de cuerda, garfios y piquetas, con los cuales escalaban las murallas. Este tipo de ataque podía ocasionar un elevado número de bajas, a no ser que pillaran a los defensores totalmente desprevenidos. Un buen ejemplo de esta técnica fue el asedio de Cartago Nova por Escipión en el año 209 a.C.

  • Obsidio: consistía en bloquear la ciudad enemiga evitando que llegaran víveres y tropas de refuerzo. Esta técnica podía ser de dos tipos: parcial o total. El bloqueo parcial se basaba en la construcción de campamentos militares en posiciones estratégicas próximas a la ciduad sitiada. De esta forma, las comunicaciones con el exterior se veían interrumpidas en gran medida. El bloqueo total por su parte consistía en la construcción de una empalizada, reforzada con torres, que aislaba por completo la ciudad del exterior. Las comunicaciones se interrumpían en su totalidad, impidiendo así la entrada y salida del recinto tanto de bienes como de personas. Estos asedios iban dirigidos contra ciudades fuertemente defendidas, con el objetivo de dejar sin víveres a los defensores. Los ejemplos más significativos de este tipo de técnica fueron el aislamiento de Numancia por parte de Escipión en el año 133 a.C. y el de Alesia por César en el 52 a.C.

  • Longinqua oppugnatio: es el típico caso de asedio de larga duración y combina elementos de los dos anteriores. Así, tras aislar la ciudad de forma parcial o total, se ponía en marcha toda la maquinaria de asedio. El empleo de esta técnica solía limitarse a ciudades bien defendidas y con capacidad de abastecerse durante tiempo indefinido. El ejemplo más representativo de este tipo de asedio fue el de Jerusalén planificado por Tito en el año 70 d.C.

    En resumen, las estrategias para hacer caer una ciudad eran básicamente dos: rendirla por hambre o asaltarla por la fuerza. La primera de las dos era la que suponía un menor coste humano. Lo único que tenía que hacer el atacante era vigilar las salidas de los sitiados y las operaciones de auxilio desde el exterior, evitando en todo momento que entraran en la ciudad víveres y tropas de refuerzo. Pero esta estrategia era muy lenta y costosa, ya que obligaba a movilizar a muchos soldados durante periodos de tiempo prolongados, que incluso podían llegar a ser de varios años. Por ello, los romanos intentaron reducir la duraciónde los asedios todo lo que fuera posible. Y aquí es donde entraban en juego las máquinas de asedio.

avatar
Aurelius
Legionario

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 12/08/2016
Localización : Complutum

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.